Seis horas de trabajo y salario igual a canasta familiar

0

Alejandro Guerrero aleguerrero1952@gmail.com

Si el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta pica en punta en la CABA, en materia de superexplotación del personal de salud no le van muy atrás otros gobiernos provinciales, como el de Buenos Aires o Santa Fe. En ninguna parte se respeta el escalafón profesional de enfermería ni la jornada de 6 horas correspondiente a todo trabajo insalubre.

Habrá que retomar el camino, para ser escuchados, de la imponente movilización de 2018 que reventó la Avenida de Mayo -ya no sólo la plaza- de enfermeros y auxiliares de salud. Luego, la pandemia no hizo más que llevar nuestra situación a extremos de muerte.

La burocracia sindical, con el Sutecba a la cabeza, dice que si trabajamos 6 horas se perderán módulos y los franqueros no podrán trabajar. No es cierto, a menos que se defiendan los intereses de la patronal y no de los trabajadores. Ahí está el ejemplo del subte: la insalubridad de su labor hizo que se produjera una lucha histórica -con huelgas, cortes de calles y de vías- que finalmente logró la jornada de trabajo de 6 horas. El faltante de personal se solucionó rápidamente: se abrió un listado inmediato y se tomaron empleados nuevos, que compensaron el horario reducido. Por supuesto, la menor jornada obedece a la insalubridad del trabajo -la insalubridad hospitalaria no puede estar en debate- y no debe ser pagada por los trabajadores: la lucha por las 6 horas necesita ir acompañada por la exigencia de un salario mínimo igual al costo de la canasta familiar.

El salario en el caso de enfermería se vincula directamente con la cuestión de la salubridad: la miseria salarial obliga al enfermero a trabajar doble turno o a pedir módulos extra, de modo que estamos en la misma. Por eso, insistimos: 6 horas, salario mínimo igual al costo de la canasta familiar.

Otro reclamo que hace a la salud y a la vida de los compañeros es la jubilación anticipada, como en el subte, como en la construcción, como en todo trabajo de riesgo o de alta insalubridad. Estamos en un gremio que se encuentra trágicamente entre los primeros con enfermedades psicosomáticas e incluso en índice de suicidios. Es común en nuestra profesión el llamado “born-out”, es decir las patologías causadas por el estrés.

De ahí que la jornada de seis horas y el salario igual al costo de la canasta familiar son en nuestro caso, precisamente, una cuestión de salud (nuestra y de nuestros pacientes).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *